Toda obra ganadora de un premio es hija de su jurado PDF Imprimir E-mail
Escrito por Javier Molins   
Miércoles, 17 de Septiembre de 2008 19:36

Toda obra ganadora de un premio es hija de su jurado. Es decir, responde al gusto de quien la juzga, por lo que es importante conocer, además de las propias características estéticas de dicha obra, la composición del tribunal en el que se ha delegado la capacidad de seleccionar qué obras merecían ser premiadas y cuáles no.

El Premio Bancaja de Pintura, Escultura y Arte Digital se ha destacado del resto de premios que pululan por la geografía nacional por el prestigio de su jurado internacional, coordinado por la norteamericana Sally Radic.

Así en sucesivas ediciones se ha contado con la colaboración de figuras del mundo del arte como el director del museo Peggy Guggenheim de Venecia, Philip Rylands; el conservador jefe de la Fundación Beyeler de Suiza, Oliver Wick; la conservadora jefe de la Neue National Gallerie de Berlín, Anette Hüsch; el artista Valerio Adami; el conservador jefe de la Tate Britain, Jeremy Lewison; la directora de la Hayward Gallery de Londres, Susan Ferlager; el conservador jefe del Museo Thyssen, Tomás Llorens; la conservadora del Pompidou, Brigitte Leal; el historiador y biógrafo de Francis Bacon, Michael Peppiatt; o el director de la prestigiosa revista FMR de Milán, Flaminio Gualdoni, entre otros.

Ello ha provocado que los concursantes también provengan del extranjero, aunque el grueso siga siendo de la Comunidad (58%). Prueba de ello, son los galardonados este año en Pintura, Volkan Diyaroglu, y Escultura, Aljoscha, procedentes de Turquía y Ucrania, respectivamente.

Otra de las características de un certamen artístico es que constituye una muestra del arte que se realiza en cada momento. En el caso que nos ocupa, «conforman una exposición que demuestra la diversidad de un arte contemporáneo en permanente cambio», según afirma la conservadora jefe del Museo Albertina de Viena y miembro del jurado, Barbara Steffen. Porque en las 43 piezas expuestas encontramos de todo. Desde un hiperrealismo cercano a Lucian Freud (Renato Costa) a una obra llena de referencias pop en la línea de Richard Hamilton o Alex Katz (Bru Soler), pasando por la abstracción geométrica (Abigail Aguirre), la abstracción lírica (Xavi Carbonell o Alfonso Sánchez), la escultura surrealista (Tiz-y-Ana), la instalación (Carolina Silva), la fotografía en muy distintos soportes (Francisco Reina, Rosa Parma o Antonio Barroso) y hasta el manga japonés (Julieta XLF).

Entre tanta variedad, cabe destacar algunas sorpresas como el ganador en pintura, Volkan, que combina abstracción con elementos figurativos; la mención honorífica a Jesús Bordetas por un caballo en el que juega a la ilusión óptica del desenfoque como hace Gerard Richter en algunas de sus obras; la textura cercana al óxido de la escultura que consigue Juanma Robles en la superficie de su lienzo ; el inconfundible estilo de Moisés Mahiques; o la inquietante subversión del reflejo del cuerpo de una mujer en un espejo en la fotografía de Isabel Tallos.

En definitiva, una exposición que viene a demostrar la variedad de estilos y matices del arte contemporáneo (lejos de aquellas épocas en la que había un movimiento artístico predominante) y el prestigio internacional que ha alcanzado un premio con 35 años de antigüedad, algo poco común en el panorama artístico español.

 

Javier Molins. ABC Sevilla 25 de agosto

------------------------------------------------------

Última actualización el Lunes, 06 de Octubre de 2008 16:25
 
Concursos premios Pintura